Go to Top

Profes que son profes.

Para hablar de lo que hoy quiero hablar pondré de ejemplo a Maradona. Para quien no lo conozca, si hay alguien que no lo conoce, hablamos de uno de los mejores jugadores de fútbol de la historia. Un crack. Barrilete cósmico. La mano de Dios. Bien, podríamos decir que el Diego tenía la capacidad innata y mejorada con los años de jugar al fútbol y de hacerlo divinamente. Para él era natural, le salía solo y no necesitaba mucho esfuerzo para hacerlo porque lo tenía dentro, era parte de si mismo. La cosa cambió cuando decidió ser entrenador. Ahí, y que me perdone, fracasó estrepitosamente porque el hecho de jugar perfectamente al fútbol no le sirvió para enseñar a hacerlo a los demás. Es decir, dominar perfectamente una tarea, habilidad o destreza no le habilitaba para enseñarla.

Ser nativo en español no habilita directamente para ser profesor de español al igual que ganar un Mundial no habilita directamente para ser un buen entrenador. Lo siento, pero alguien lo tenía que decir.  Ser nativo, tener la formación adecuada y, ante todo, tener una vocación verdadera sí son los elementos mínimos necesarios que forman la ecuación exacta para ser profesor, en este caso, profesor de español como lengua extranjera. Son muchos los jóvenes y no tan jóvenes que invierten tiempo y dinero en formarse con gran esmero y que en demasiadas ocasiones ven reducidas sus posibilidades de cumplir su sueño porque otros han ocupado el lugar que podrías pertenecerles.  Entonces, ¿qué les podemos decir, que abandonen sus estudios porque por el simple hecho de hablar español otros ya pueden enseñarlo? Rotundamente no. Categóricamente no. Bajo ningún concepto. El profesor que es profesor se ha formado mucho para hacer llegar a sus alumnos una enseñanza de calidad. Además tienen, o deberían tener, una vocación y una ilusión sin la cual no podrían serlo porque ésta, y ahí va mi reivindicación, es una de las profesiones más bonitas y satisfactorias que pueden existir y no un simple trabajillo para ganarse unas pelas. Porque como dice Emilio Prieto de los Mozos, director del Máster ELE de la Universidad de Salamanca, no es lo mismo saber la lengua que saber de la lengua. En definitiva, no es lo mismo regatear defensas que enseñar a hacerlo.

En la actualidad, en toda la red de Escuelas ELE USAL (Cuiabá, Estrasburgo, Lisboa, Alicante, Estepona, Barcelona, Mallorca, Florida, Varsovia y Torino) consideramos que los mejores profesionales deben tener la mejor formación y la mejor calidad humana para aceptar con la mayor responsabilidad  y gusto la tarea de enseñar la lengua y la cultura tanto de España como de Latinoamérica. Todos nuestros profes lo son, por formación y vocación, por valores y convicción.

Saben la lengua y saben de la lengua.

José María Romero Monteserín

Director Académico ELE USAL Lisboa